Algunasnas de las razones por las que cada vez son menores los trofeos de Búfalo

Discussion in 'Hunting Africa' started by AFRICAN INDABA, Nov 30, 2009.

  1. AFRICAN INDABA

    AFRICAN INDABA CONTRIBUTOR AH Enthusiast

    Joined:
    Aug 21, 2009
    Messages:
    282
    Likes Received:
    3
    My Photos:
    70
    Member of:
    CIC, Rowland Ward, B&C, DSC, German Hunting Association, KZN Hunting Association, Wild Sheep Foundation
    Hunted:
    Western US, Western Canada, Alaska, Colombia, Tajikistan, Russian Federation, China, Iran, Austria, Germany, Spain, Czech Republic, UK, Indonesia, South Africa, Zambia, Zimbabwe, Congo, Tanzania, Uganda, Botswana, Namibia
    Algunasnas de las razones por las que cada vez son menores los trofeos de Búfalo
    by Isabel de Quintanilla

    Editor’s Note: Article by Isabel de Quintanilla, huntress, author and last but not least wife of the legendary Tony Sanchez-Arino. Her statements are sombre, disturbing and end in a sobering conclusion: “Trophy quality of African Buffalo is rapidly declining, and the trend has been obvious for more than a decade. It is high time that we get our act together and do something about it.”

    De los llamados ·Cinco Grandes” trofeos africanos, el búfalo es el más común y uno de los más codiciados por los cazadores deportistas. Su caza es además también la más económica y popular entre ellos.

    Desde hace unos años, concretamente hacia 1990, se ha notado una evidente regresión progresiva en el tamaño de los trofeos que se consiguen, lo cual es debido a dos razones primordiales:

    La primera es que a los potenciales grandes ejemplares capaces de transmitir su genética a las nuevas generaciones de búfalos, no se les da el tiempo necesario para que la naturaleza siga su curso puesto que se les caza antes de llegar a su completa madurez, dejando la labor de procrear a ejemplares con cornamentas pequeñas o medianas que, lógicamente, engendrarán trofeos mediocres a corto plazo. Los búfalos, como cualquier ser viviente, necesitan un tiempo para alcanzar su pleno desarrollo y ser portadores de una cornamenta en donde exista un “boss” cerrado y completamente endurecido.

    Pero el problema está en que, tal y como se puede ver continuamente en fotografías publicadas en revistas de caza de todo el mundo, continuamente se están matando ejemplares que tienen amplia cornamenta pero totalmente inmaduros y como se puede apreciar, con el futuro “boss” aún sin formar, bien visible que está cubierto de pelos y carne. Esto es muy lamentable y hay que decir que los principales culpables de que tal cosa suceda son tres:
    1. Las autoridades de los correspondientes países por permitir cazar animales totalmente inmaduros sin imponer severas medidas.
    2. Cazadores profesionales sin miramientos que ante tanta presión y demanda de la caza del búfalo, no les importa sacrificar futuros grandes trofeos con tal de satisfacer a los clientes.
    3. Cazadores deportistas que sin ningún conocimiento ni resquicios de ética, disparan a lo que se mueva sin importarles si son animales jóvenes que están a medio desarrollo. Lo que les interesa es “llenar el zurrón” y regresar con una buena colección de fotografías hábilmente tomadas, dando la sensación de que el animal es mucho más grande de lo que en realidad es; sin embargo el “boss”, como el algodón, no engaña.

    La otra razón, la segunda, de la perdida de la calidad de los trofeos es debida a que la caza se centra únicamente dentro de concesiones, tanto privadas como gubernamentales en las cuales, año tras año se persiguen y machacan a los mismos rebaños de búfalos, con la intención por supuesto de matar siempre los animales más grandes, lo que hace que con el paso del tiempo los grandes trofeos sean cada vez más raros y difíciles de conseguir.

    En tiempos pasados, cuando no existían éstas concesiones que han sido el deterioro del safari auténtico, los cazadores profesionales iban donde querían y sabían en las zonas donde se encontraban mejores trofeos. Cazaban aquí y allá, se movían por distintas áreas y no estaban siempre acosando a los mismos animales temporada tras temporada, como ocurre en la actualidad. Se cazaban unos ejemplares en una zona, luego se trasladaban a otra en una especie de sentido de rotación, de manera que los búfalos no estaban tan acosados, sobrecazados, machacados… Siempre estaba presente la posibilidad de encontrar el gran trofeo, lo que raramente puede suceder hoy en día.

    Es tan grande la presión sobre la caza del búfalo que en determinados países como por ejemplo en Africa del Sur, ofrecen según precio, búfalos pequeños o grandes, lo que es verdaderamente lamentable. Es como ir a comprar el trofeo en la carnicería, solo que en lugar de precio por kilos, es por pulgadas.

    Otro sistema es el que algunos cazadores deportistas solicitan y profesionales conceden. Vender varias licencias a un mismo cliente, pudiendo éste cazar varios animales en un solo safari, sean del tamaño que sean; o las “batidas” que se dan al final de la temporada donde varios amigos hacen juntos un lamentable safari y disparan a todo lo que se mueve y tenga cornamenta, da igual el tamaño.

    Si se continúa cazando de ésta manera a los búfalos, pensando en los beneficios económicos solamente, dentro de unos años veremos los resultados negativos de lo que se hace hoy, cuando conseguir un búfalo de 38 pulgadas de envergadura, se podrá considerar como un gran trofeo de caza y un gran triunfo… claro que todo cambia y no precisamente siempre para bien.

    La caza se debe practicar con sentido común, dando a los animales la oportunidad y ayuda para que continúen siendo los grandes trofeos de años atrás y no por dar gusto al gatillo, bajar el listón y considerar trofeo a lo que en realidad es un novillo que prometía ser un gran bovino de gran encornadura.

     

Share This Page